9 feb. 2016

TIEMPO LITÚRGICO DE CUARESMA

VIVIR LA CUARESMA 

        

          En la mentalidad común, la cuaresma es considerada como el clásico tiempo penitencial, pero esta característica no es prioritaria y menos exclusiva. La Cuaresma no es por tanto un tiempo cerrado en sí mismo, o un tiempo "fuerte" o importante en sí mismo, sino que depende esencialmente de la Pascua por éso es un tiempo de preparación para la Pascua. Se puede definir como camino hacia la Pascua”.  Es el tiempo de la salvación, porque estamos viviendo el misterio del Hijo de Dios que muere por nosotros sobre la Cruz. Cada uno de nosotros en estos días, tenemos ocasión especialmente propicia para crecer en una conciencia más profunda de nuestra participación en la gran obra de redención del mundo, emprendida por Cristo.

               Viviendo la cuaresma en su sentido más profundo vivimos la realidad de nuestro bautismo en el cual hemos muerto con Cristo y en él, y como consecuencia con él hemos resucitado a una nueva vida, hemos alcanzado verdaderamente la salvación. De este modo la cuaresma se convierte en un período de salvación, que desde los primeros tiempos se nutre abundantemente de la Palabra de Dios, del pan que viene de la boca de Dios, para reforzar nuestra  fe como único medio capaz de introducirnos en la VIDA DIVINA.

            La gracia de este tiempo litúrgico, también nos hace muy presente, que la salvación de Dios es accesible a cada hombre y la potencia de la redención de Cristo puede abrazar a cada uno, pero se requiere la apertura del corazón, la disponibilidad para acoger el don del cielo, la respuesta decidida.

            El combate espiritual, que exige la cooperación activa con la gracia en orden a morir al hombre viejo y al propio pecado para dar paso a la realidad del hombre nuevo en Cristo. En otras palabras, la lucha por la santidad, exigencia que hemos recibido en el Bautismo. Es un gozo enorme ser conscientes de que  esta realidad, está al alcance de todos y cada uno, desde los que solo  participan en la misa dominical a los que participamos diariamente de la eucaristía. Con intensidades diversas pero con un contenido fundamentalmente idéntico, todos bebemos, a través de la liturgia cuaresmal, en una fuente que nos invita a la conversión  bajo todos sus aspectos.

Esta es La vivencia del misterio pascual como culminación de esta historia santa: debemos "convertirnos" de la visión de un Dios común a todo ser humano, a la visión del “Dios vivo y verdadero” que se ha revelado plenamente en su único Hijo Cristo Jesús y en su victoria pascual, presente en los sacramentos de su Iglesia: "Tanto amó Dios al mundo que le dio a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna"(Jn 3,16).


No hay comentarios:

Publicar un comentario