24 dic. 2010

¡FELIZ NAVIDAD!

 
¡Gloria a Dios en las alturas,
que mostró su gran amor!
Dando a humanas criaturas
un potente Salvador.
Con los himnos de los santos,
hagan coro nuestros cantos
de alabanza y gratitud,
por la divinal salud.
Y digamos a una voz:
¡En los cielos gloria a Dios!

¡Gloria a Dios! la tierra cante,
al gozar de su bondad.
Pues le brinda paz constante,
en su buena voluntad.
Toda tribu y lenguas todas,
al Excelso eleven odas,
por el Rey Emmanuel,
que les vino de Israel;
Y prorrumpan a una voz:
¡En los cielos gloria a Dios!

¡Gloria a Dios! la Iglesia entona,
rota al ver su esclavitud.
Por Jesús, que es su corona,
su Cabeza y Plenitud.
Vigilante siempre vive
y a la lucha se apercibe,
mientras llega su solaz,
en la gloria y plena paz,
donde exclama a una voz:
¡En los cielos gloria a Dios!

2 comentarios:

  1. María Rosa29.12.10

    He visto y leído los trabajos que en estos Blogs monásticos se publican y he gozado muchísimo.Para mí, la vida monástica es apasionante y estuve a punto de abrazarla si no hubiera temido a la convivencia por mi fuerte caracter. Tampoco me arrepiento de de no haberlo hecho porque he sido y siguo siendo muy feliz como esposa y madre de un hombre y dos hijos maravillosos, pero os envidio en muchos momentos y os admiro profundamente. Además que a lo largo de mi vida, también de vonvivencia, he experimentado abundantemente que el AMOR hace fácil la vonvivencia hasta a los carecteres más fuertes.
    Os animo a continuar trabajando en estos blogs para que déis a conocer esa forma de vida tan maravillosa, y qué agradable debe ser a Dios cuando tiene tantos siglos de existencia y permanece.
    Muchas gracias hermanas por vuestro testimonio de entrega a Dios en la vida monástica por amor al Señor y a los hombres. Os encomiendo a Él todos los Días y también le doy gracias por vuestra generosidad. Mil abrazos

    ResponderEliminar
  2. La vocación se manifiesta en una pluralidad de "llamadas", a diversas cosas, a lo largo de la existencia. La combinación de esas llamadas con el azar define la posibilidad de las trayectorias. Cada "llamada" no se hace directa y aisladamente, sino desde el sistema de la vida.
    Como epílogo, si esa "llamada" es auténtica será propuesta y aceptada con pleno gozo.
    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar