20 may. 2016

¡GLORIA AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO!


Cuando llamamos Padre a Dios, expresamos el misterio más grande que existe, la “Trinidad Santísima”.  Dios mismo ha abierto su "corazón", su "intimidad"; ha revelado que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Un sólo Dios y tres Personas que desde toda la eternidad viven en íntima comunidad, en amor recíproco y la entrega más completa.

La Solemnidad de la Santísima Trinidad Nos recuerda cada año, más viva e íntimamente que Dios Padre quiere venir a vivir con nosotros y que debemos estar siempre con el corazón abierto a la acogida de la presencia Trinitaria  en un continuo ¡Gloria al Padre!

               Nos recuerda también que el Hijo, Jesús, la Palabra, nos invita a escuchar del Padre: “eres mi hijo, eres mi alegría” y que debemos acoger  esta Palabra en nuestro interior y vivir en un continuo ¡Gloria al Hijo!

Y por último, nos recuerda que debemos estar a la escucha, porque el Espíritu Santo grita en nosotros, que somos hijos en el Hijo y por tanto hermanos en Él y por Él, que debemos tener continuamente nuestras manos extendidas y acogiendo a todos los hombres y mujeres en su diversidad de rostros, viviendo en un perenne ¡Gloria al Espíritu Santo!  *****


No hay comentarios:

Publicar un comentario