6 ene. 2017

La búsqueda de Dios como motivo fundamental


El monje olvida el camino recorrido porque quiere ir derecho
 a la meta, tendiendo con todo el impulso de su ser corre
 siempre para obtener el premio que Dios le ha
 prometido  desde toda la eternidad   y
que está allá, en Cristo.

            “Los monjes y responden a la llamada de Cristo hasta el punto de anticipar desde ahora la gloria y la transfiguración futuras. Renuncian al amor humano en su fecundidad y también en la alegría que conlleva, para ser desde ahora el signo absoluto de Dios, que comparte lo Absoluto de la Vida con los que lo aman. En esta muerte aparente de una dimensión de la existencia humana, se convierten en signo de la Resurrección. Aceptan esta muerte aparente de su potencia humana, para que resplandecer en la fecundidad y el poder del Amor que viene de Dios. En este tiempo en que las cosas son relativas, los monjes son testigos de lo absoluto. En este tiempo de la historia, los monjes son testigos de la plenitud de la Historia. En este tiempo del engendramiento de la muerte, los monjes son testigos de la Resurrección”. [1]


[1] Cardenal Lustiger

No hay comentarios:

Publicar un comentario