26 ene. 2011

ABRIENDO CAMINO



Hoy, día de nuestros Padres Fundadores, Roberto, Alberico y Esteban -los "tres monjes rebeldes", como el Hno. Raymond los llamara- es una buena ocasión para reflexionar sobre su testimonio de vida. Hombres entregados al seguimiento de Cristo, consideran todo una pérdida si no se basa en la construcción del Reino de Dios, en la vivencia de las Bienaventuranzas. Y así, siguiendo viejos caminos, abren nuevas sendas. "A vino nuevo, odres nuevos". No temen las dificultades y, siguiendo las mociones del Espíritu, se entregan sin reservas a la misión encomendada.

Sus seguidores de hoy ya nos encontramos con el camino abierto, pero ellos no se conformarían con nuestro conformismo y, a buen seguro, nos invitarían a seguir abiertos al soplo del Espíritu, para responder con vidas renovadas a la llamada recibida, no por antigua, menos nueva.

¡Feliz día!
 

1 comentario:

  1. Anónimo26.1.11

    Hago mías en mi oración estas palabras...

    "Sus seguidores de hoy ya nos encontramos con el camino abierto, pero ellos no se conformarían con nuestro conformismo y, a buen seguro, nos invitarían a seguir abiertos al soplo del Espíritu, para responder con vidas renovadas a la llamada recibida, no por antigua, menos nueva".

    Que Nuestros Padres Fundadores intercedan por nosotros monjes y monjas cistercienses y seamos fieles a Cristo, con nuestra respuesta a la llamada recibida, viviendo con autenticidad nuestro carisma. Que la poderosa y maternal intercesión de la Virgen María nos alcance este don de Dios: nuestra entrega a Cristo, para edificación y santificación de la Iglesia, y salvación de todas las almas.

    ¡Seamos fieles a Cristo en la vivencia auténtica y radical de nuestro carisma!

    ResponderEliminar