16 ene. 2019

BÚSQUEDA DE DIOS Y SANTIDAD DE VIDA



Todo ser humano está llamado a la santidad. Cada uno de nosotros, los bautizados, debemos buscar la santidad por encima de todo, puesto que la santidad es, “plenitud de la vida cristiana”, que se realiza en la unión íntima con Cristo y en Él, con la Santísima Trinidad. El cristiano ya es santo, en virtud del Bautismo, ya que la santidad está inseparablemente ligada a la dignidad bautismal. En el agua del Bautismo de hecho hemos sido lavados, santificados, justificados en el nombre de Jesucristo, hemos sido hechos verdaderamente hijos de Dios y copartícipes de la naturaleza divina, por el Hijo Jesucristo.  Pero entendamos bien, para que esa santidad se realice, cada uno debe vivir en comunión con Dios y con los hermanos, siguiendo el camino que le marca el Evangelio, que es el seguimiento de Jesús, “camino, verdad y vida”. Él es realmente, el único camino de santificación, que pasa por la cruz, y tiene su cumplimiento en la resurrección final de los justos, cuando Dios sea todo en todos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario